Fenomenos Sobrenaturales: extraterrestres z35W7z4v9z8w

Recopilación de casos paranormales e historias sobrenaturales reales

Mostrando entradas con la etiqueta extraterrestres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta extraterrestres. Mostrar todas las entradas

miércoles, 25 de abril de 2012

lunes, 23 de abril de 2012

jueves, 5 de abril de 2012

domingo, 15 de enero de 2012

Aumenta la probabilidad de vida extraterrestre

                               

El Telescopio espacial Kepler que observa una pequeña franja de la Vía Láctea está cambiando la forma en que la humanidad ve al Universo: En estos momentos aumenta drásticamente la conciencia popular de la probabilidad de vida más allá de nuestro Sistema Solar.

Esto de acuerdo con Stephen Kane experto en exoplanetas del Instituto de la NASA en Caltech

“No sólo son comunes los planetas en la galaxia, lo mas interesante es que hay planetas más pequeños que grandes Esta es una noticia alentadora para las investigaciones sobre los planetas habitables”

El número de planetas como la Tierra es mucho mayor que los gigantes del tamaño de Júpiter. La estimación aproximada es que hay por lo menos 10 mil millones de planetas terrestres a través de nuestra galaxia (Hay cerca de 500 mil millones de galaxias en el Universo).

El 5 de diciembre, la misión Kepler de la NASA confirmo su primer planeta en la “zona habitable”, la región alrededor de una estrella donde el agua líquida podría existir en la superficie del planeta.

El planeta recién confirmado, Kepler-22b, es el más pequeño encontrado hasta ahora en el centro de la zona habitable de una estrella similar a nuestro sol.

El planeta tiene aproximadamente 2, 4 veces el radio de la Tierra. Los científicos aún no saben si Kepler-22b tiene una composición predominantemente rocosa, gaseosa o líquida, pero su descubrimiento es un paso más para encontrar planetas como la Tierra.

La investigación anterior sugirió la existencia de planetas cercanos al tamaño de la Tierra en zonas habitables, pero la confirmación clara resultó difícil de alcanzar.

Otros dos planetas pequeños que orbitan estrellas más pequeñas y frías que nuestro Sol.

Recientemente se han confirmado en los bordes de la zona habitable, con órbitas más parecidas a las de Venus y Marte.
Kepler también ha descubierto más de 1.000 candidatos a planetas nuevos, casi duplicando el número previamente conocido.

Diez de estos candidatos son cercanos a la Tierra en tamaño y orbitan dentro de la zona ricitos de oro de su estrella anfitriona. Los candidatos requieren observaciones de seguimiento para verificar que son planetas reales.

“Este es un importante hito en el camino para encontrar al gemelo idéntico de la Tierra”, dijo Douglas Hudgins, científico del programa Kepler de la NASA en Washington.

Kepler descubre planetas candidatos mediante la medición de las caídas en el brillo de más de 150.000 estrellas en búsqueda de planetas que se cruzan por delante, o “de tránsito”, por las estrellas. Kepler requiere por lo menos tres tránsitos para verificar la señal de un planeta.

“La fortuna nos sonrió a nosotros con la detección de este planeta”, dijo William Borucki, investigador principal de Kepler en el Ames Research Center en Moffett Field, California, quien dirigió el equipo que descubrió Kepler-22b.

El primer tránsito fue capturado tan sólo tres días después de que el telescopio de declarara operativamente preparado”.

El equipo científico de Kepler utiliza también telescopios terrestres y el Telescopio Espacial Spitzer para revisar las observaciones de planetas candidatos que encuentra el telescopio espacial Kepler .

El campo de estrellas que Kepler observa son las constelaciones de Cygnus y Lyra que sólo pueden ser vistas desde observatorios terrestres en la primavera hasta principios de otoño.

Los datos de estas otras observaciones ayudan a determinar qué candidatos se puede validar como planetas.

Kepler-22b se encuentra a 600 años luz de distancia. Mientras que el planeta es más grande que la Tierra, su órbita de 290 días alrededor de una estrella similar al Sol se asemeja a la de nuestro mundo.

La estrella del planeta anfitrión pertenece a la misma clase que nuestro sol, llamado G-tipo, aunque es ligeramente más pequeña y fría.

Cuando Kepler fue lanzado en 2009, la misión del telescopio se esperaba que solo funcionara hasta noviembre de 2012.
Sin embargo, el instrumento ha funcionado durante seis años, o quizá más, si recibe más fondos, según declararon los miembros del equipo .

En su búsqueda de vida extraterrestre, el telescopio espacial Kepler de la NASA ha descubierto dos nuevos planetas orbitando alrededor de una lejana estrella similar al Sol, y los investigadores que hicieron el hallazgo dicen que estos dos son los primeros de igual tamaño que la Tierra o incluso un poco más pequeños.

Estos planetas recién descubiertos, fueron llamados Kepler-20e y 20f-Kepler ( se anunciaron el 20 de diciembre) orbitan una estrella a unos 950 años luz de distancia, están demasiado lejos para ser vistos directamente.

Los científicos midieron el débil oscurecimiento de su estrella madre al pasar frente a ella para estimar su tamaño.
Kepler-20e y f son probablemente demasiado calientes para ser amigables con la vida (uno de ellos orbita su sol en sólo seis días terrestres, y el otro lo hace en 19).

En menos de 20 años, los astrónomos han pasado de no saber si existen otros planetas en el universo, a un catálogo actual de casi 2.000 planetas.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea puede ser el hogar de al menos dos mil millones de planetas parecidos a la Tierra, un estudio reciente con datos basados en la muestra inicial del telescopio espacial Kepler ,un número que en realidad es mucho más bajo que muchos científicos habían previsto.

martes, 10 de enero de 2012

La caza de extraterrestres en nuestros tiempos

                                                   

La caza de vida inteligente extraterrestre ha vivido su época dorada estas últimas cinco décadas. Sin embargo, hoy enfrenta un momento de estancamiento, tal y como se puede apreciar en una de sus instalaciones insignia.

"Nunca ha sido tan malo", cuenta Seth Shostak, principal astrónomo del instituto Seti, ubicado en Mountain View, en California, Estados Unidos, quien tratando de abrir la puerta de un edificio anexo a la matriz de telescopios Allen (ATA) comprueba que, como muchos otros, está cerrado.

El grupo de 42 antenas está, tal y como indica un cartel colgado ahí cerca, "en proceso de volver a estar operativo". El pasado mes de abril, no había suficiente dinero en el Seti para pagar al personal y las instalaciones tuvieron que cerrar.

Se baraja la teoría de que los extraterrestres podrían haber visitado la tierra y experimentado con microorganismos.
Una fundación recolectó dinero de entusiastas del Seti, desde el exastronauta Bill Anders, al autor de ciencia ficción Larry Niven e incluso a la actriz de Hollywood Jodie Foster. Pero este dinero sólo es suficiente para funcionar unos meses más.

"Desde 1993, el Seti ha tenido que funcionar con dinero privado, aportado por gente que piensa que es una actividad interesante", explica Seth.

"Todavía confío en que hallaremos el dinero para funcionar permanentemente. Después de todo, no vas a encontrar extraterrestres hasta tener un telescopio operativo".
Proyecto a largo plazo

La matriz de telescopios Allen es empleada también por la fuerza aérea estadounidense, que ayuda a financiarla.
Pero incluso si el telescopio estuviera operativo. ¿Estos esfuerzos lograrían encontrar un extraterrestre?

Pregunta a Seth o sus colegas y conseguirás la misma respuesta: es un proyecto a largo plazo. Puede llevar años, o décadas, o siglos el lograr detectar una señal.

Los seres humanos desarrollaron la radio hace un siglo y empezaron a rastrear el cosmos en busca de señales hace 50 años. Este tiempo es ínfimo teniendo en cuenta los 13.000 millones de años de vida del universo.

No obstante, estamos más cerca, al menos filosóficamente, de lo que lo estábamos a la hora de responder esa eterna pregunta. ¿Estamos solos?

Hace medio siglo, todo lo que teníamos era la ecuación de Drake, una cadena de factores que derivaban en una especie de estimación acerca de cuántos extraterrestres deben estar ahí fuera, llamándonos.

Muchos de estos factores eran simples adivinanzas a principios de la década de los 60, e incluían por ejemplo el ritmo de formación de estrellas en la galaxia, cuántas estrellas tienen planetas orbitando a su alrededor y cuántos de estos planetas podrían albergar vida.

Hoy en día, algunos de estos factores se cuantifican gracias a los resultados del telescopio espacial Kepler, que se dedica a descubrir planetas lejanos, algunos potencialmente capaces de albergar vida.

Las mejoras en el campo de la electrónica permiten hoy llevar a cabo cribas automáticas de las millones de estaciones existentes en el mundo, en lugar de a través de discos individuales tratando de captar señales de radio, como sucedía antaño.

Sin embargo, la situación económica que enfrenta el mundo está afectando negativamente este tipo de instalaciones.

"Creemos que la mejor estrategia es una variedad de estrategias"Dan Werthimer, director del programa Seti en la Universidad de Berkeley, California.

"Hay muy pocos rastreos llevándose a cabo en el mundo, a pesar del hecho de que hoy en día disponemos de mejores equipos que nunca antes", dijo a la BBC Frank Drake, el creador de la ecuación anteriormente mencionada.

Sin embargo, el Seti tiene sus propios recursos y, como en otras áreas de la ciencia, requieren computadoras muy potentes. Existe un proyecto llamado salvador de pantalla Seti@hotme, que envía señales del telescopio de radio de Arecibo (Costa Rica) a millones de voluntarios en el mundo para que las analicen.

"Todos reciben una sección diferente del escaneo del cielo y aparece como cualquier otro salvador de pantallas cuando te vas a buscar un café", dice Dan Werthimer, director del programa Seti en la Universidad de Berkeley en California y pionero del Seti@home.

"Repasa los datos captados por el Arecibo en busca de posibles señales de radio. Cualquier señal fuerte se envía al servidor de Berkeley. Tu nombre está vinculado a los datos enviados, así que si tienes la suerte de encontrar señales extraterrestres ganas el premio Nobel".

Otros elementos están cambiando el modo en que los científicos tratan de cazar extraterrestres.

Los sistemas de radio son una buena forma de detectar señales circulando por el universo. Sin embargo, otro recurso es el láser, que puede concentrar mucha información en un rayo emitido como si fuera desde un faro.

Se denomina Seti óptico, es un tipo de búsqueda que utiliza telescopios ópticos para detectar emisiones láser en el cosmos, y es uno de los ocho recursos diferentes que utiliza el Seti.

"Creemos que la mejor estrategia es una variedad de estrategias", dice Dan. "Es realmente difícil adivinar lo que debe hacer una civilización avanzada".
Inteligencia artifical

Un telescopio situado en Costa Rica permite detectar señales de radio en el espacio y enviarlo a voluntarios de todo el mundo para su posterior análisis.

De vuelta en ATA, conocemos a un técnico que vive cerca y que nos da las llaves para que podamos entrar en la sala de control.

La opinión de Seth es que deberíamos estar buscando tanto señales de inteligencia artificial como extraterrestres biológicos.

Los robots que utilizamos hoy, por ejemplo, para aspirar el suelo, son tan sólo un preámbulo de lo que serán los robots inteligentes que se desarrollarán en un futuro cercano, afirma.
Si alguna civilización avanzada consigue desarrollarlos, estas máquinas podrían estar rastreando el universo mucho después de que sus creadores hayan desaparecido.

Pero los científicos proponen cosas mucho más originales.
Biotecnologia

Paul Davies, del Centro Beyond de Arizona sugiere buscar señales de tecnología extraterrestre en lugar de extraterrestres en sí. Por ejemplo, elementos como residuos de su tecnología nuclear.

"Una de las cosas que más me intrigan es la posibilidad de que los extraterrestres hayan desarrollado algún tipo de biotecnología. Si vinieron a la Tierra e hicieron ensayos con microorganismos, o incluso si fabricaron los suyos propios, los productos resultantes todavía podrían encontrarse por aquí".

En otras palabras, si los extraterrestres vinieron a nuestro planeta antes de que nosotros existiéramos, podrían haber dejado huella en el ADN de microbios que habrían replicado su mensaje durante millones de años.

El profesor Davies reconoce que, en la medida que nos es posible secuenciar el ADN de cualquier tipo de forma de vida, tenemos que estar atentos a este tipo de "mensajes dentro de una botella".

Pero al igual que la matriz de telescopios Allen, este tipo de tecnología requiere dinero.

En el instituto Seti consideran que los US$2 millones al año que se destinan a los esfuerzos del Seti son tan sólo una migaja comparado con lo que se invierte en gastos militares.
Jill, miembro del equipo del Seti, afirma que invierte gran parte de su tiempo tratando de recaudar fondos para continuar en un futuro, no sólo dinero para mantener los telescopios en funcionamiento, sino para pagar a toda una nueva generación de científicos del Seti.

No obstante, lo que está claro es que los esfuerzos del Seti van mucho más allá que la política y los asuntos de dinero que normalmente los convierte en centro de atención mediática.

"Evaluar nuestro lugar en el cosmos es algo importante para los seres humanos, conocer de dónde venimos y a dónde vamos. Creo que es parte de la esencia del Seti", cuenta.

"La pregunta sobre si estamos solos no ha perdido su impacto y es un motivo importante, incluso si ha sido repetida durante milenios".

Sigueme en tu email